19 ago. 2010

MICROMEGAS

Elogio esa capacidad innata de Voltaire  para reírse de todo y para mostrar las miserias de un siglo. Una actitud más que necesaria en estos tiempos que corren.

Micromegas es un cuento filosófico de Voltaire que apareció en 1752. Ha sido considerado retrospectivamente una de las primeras obras de ciencia-ficción.El cuento describe la visita a la tierra de un ser originario de un planeta de la estrella Sirio, llamado Micromegas, y de su compañero del planeta Saturno.

Voltaire describe al personaje Micromegas ,como un gigante de 8 leguas de altura (32 kilómetros). Este descomunal tamaño es debido a que su planeta es mil veces mayor que el nuestro. El protagonista deberá abandonar su planeta debido al enfrentamiento con el Muftí de su país. Este Muftí es descrito como gran quisquilloso y muy ignorante, que, debido a los estudios de Micromegas sobre la verdadera naturaleza de la pulga siriana en relación con los caracoles, exilia durante 800 años a éste por su flagrante herejía.

Voltaire arremete contra la estupidez y cerrazón de la jerarquía, que prohíbe algo que en realidad no comprende, aunque se demuestre científicamente .

Voltaire parte de sus propias meditaciones científicas, típicas del período de Cirey, y aborda el tema de la relatividad en sentido moral: si el hombre no es sino un punto imperceptible en el universo, ¿cómo justificar su orgullo?; su pretenciosa metafísica sólo conduce a la intolerancia y al ridículo.  

Subraya la noción filosófica de relatividad y en él hay una crítica hacia la religión.

 

Sinceramente, lo que me hace

pensar que no hay habitantes

en esta esfera es que me parece

que ningún ser sensato estaría

dispuesto a vivir aquí.


 -Bueno- dijo Micromegas-

quizá los seres que la habitan

no tienen sentido común.


 Un extraterrestre a otro,

Al acercarse a la tierra,

 

Micromegas (1752)

 

6 comentarios:

  1. Tan poco sentido común que la mayoría creen que son los únicos habitantes del universo.

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente es así, solo hay que ver oir y callar un rato a nuestro alrededor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Uno de los episodios que más recuerdo con cariño es cuando Micromégas levanta a un diminuto hombrecillo en su mano y al preguntarle quién es, éste contesta con orgullo:

    "Yo, soy el rey del mundo".

    ¡Je je je! ¡Genial!

    ResponderEliminar
  4. Tu post me recordó este texto:
    Conversación entre el responsable de una flota interplanetaria de exploración y su comandante en jefe:

    - Son de carne
    - ¿De carne?
    - No nos cabe la menor duda. Tomamos a varios de diferentes partes del planeta, los llevamos a bordo, los colocamos en cápsulas de reconocimiento, los investigamos analizándolos a fondo y son todos de carne.
    - Es imposible. ¿Y las señales de radio, los mensajes enviados a las estrellas?
    - Utilizan las ondas de radio para hablar, pero las señales no las emiten ellos, sino máquinas.
    - Entonces, ¿quién construye las máquinas? Es con ese alguien con quien queremos establecer contacto.
    - Ellos mismos construyen las máquinas. Eso es lo que le intento decir. La carne construye las máquinas.
    - Es absurdo. ¿Cómo va la carne a construir una máquina? Me pide que crea en una carne capaz de sentir.
    - No se lo pido, lo afirmo. Estas criaturas son las única raza capaz de sentir en este sector y están hechas de carne.
    - Tal vez sean como los orfolei. Ya sabe, aquella inteligencia basada en el carbono que pasa transitoriamente por un estado sustancial.
    - ¡No! Nacen y mueren siendo carne. Los estudiamos en varios estadios de su vida, que no dura demasiado. ¿Tiene idea del tiempo que vive la carne?
    - Ahórreme los detalles. Bien, tal vez sean sólo en parte carne. Ya sabe como los weddilei. Una cabeza con carne con un cerebro electroplasmático en su interior.
    - No, ya pensamos en ello, dado que tienen cabezas de carne como los weddilei. Pero le digo que los investigamos y analizamos a fondo. Están hechos íntegramente de carne.
    - ¿No tienen cerebro?
    - Eso sí, tenerlo claro que lo tienen. ¡Sólo que el cerebro está hecho de carne!
    - Entonces… ¿qué elabora el pensamiento?
    - ¿No me entiende? El cerebro produce el pensamiento. Es la carne.
    - ¡Carne pensante!¿Me pide que crea que son carne que piensa?
    - ¡Sí, carne que piensa! ¡Carne consciente! Carne que ama, que sueña. ¡Todo es carne! ¿Se hace ya una idea?

    Terry Bisson (en Pinker, "Cómo funciona la mente", 2000, p.134)
    Carne.....
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Voltere, un ilustrado en la crítica a las religiones, que parte de la razón infravalorada por su luz.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Saludos de nuevo, que he venido a leer los cementarios posteriores!

    Me gustó mucho lo de los tipos hechos enteramente de carne...

    ¡Je je je!

    ResponderEliminar

consignarón