20 nov. 2009

eres poliamoroso?


 Las relaciones monógamas muy frecuentemente están basadas en la aceptación irreflexiva de mandatos sociales y religiosos irracionales y nocivos tales como la posesividad, la dependencia y los celos. Para ser poliamoroso se necesita trascender esta imposición cultural -e incluso legal-, a través del uso de la razón, para llegar a una comprensión más profunda y amplia de lo que significa el fenómeno de amar, para finalmente poder experimentar un sincero Respeto hacia la Libertad individual de la persona amada en su derecho a explorar su propia existencia, en una dimensión humana tan importante como lo es la vida amorosa y sexual. Por lo anterior, muchos poliamorosos consideran que el poliamor es una forma superior de nuestra capacidad humana de amar, describiendo el poliamor como más evolucionada que la monogamia.

Los poliamorosos creen que las personas que tienen un sólo amor tienen una capacidad inferior de amar que aquellos que son capaces de amar a más personas a la vez, con todo lo que el concepto de amor implica: amar con libertad y responsabilidad. Es sabido por todos que en la mayoría de las relaciones monógamas muy frecuentemente se presenta lo que ellos mismos denominan de forma peyorativa: "ser infiel", "poner cuernos" o "engañar". Así, la diferencia entre los poliamorosos y los monógamos no es que los primeros tengan varias relaciones amorosas simultáneas y los segundos no; la verdadera diferencia radica en que los primeros lo hacen de forma abierta y madura, y los segundos lo hacen recurriendo a la mentira. En el mejor de los casos ("mejor" según sus propios valores y según su limitada concepción de fidelidad), los monógamos aman a una sola persona a la vez. Según la visión del poliamor, el amar sólo a una persona quiere decir explorar una sola forma de amar, ya que ninguna persona es capaz de proporcionar a otra todas las posibilidades de experiencias que ofrece el Amor. La idea contraria -idea que se encuentra en la base de la monogamia- deriva de la creencia ególatra y evidentemente errónea de que uno puede dar todo lo que su pareja necesita en cuestiones ternura, sexo, erotismo, comprensión, comunicación afectuosa, apoyo emocional, etc. Por el contrario, los poliamorosos reconocen con humildad y sensatez que una persona sólo puede ofrecer al ser amado, y recibir del mismo, una experiencia amorosa única e irrepetible y por lo tanto limitada. Comúnmente en la monogamia, el hecho de comenzar a experimentar un nuevo amor conduce a comparaciones negativas con el amante actual ("este NO tiene, éste NO me da, éste NO hace, etc., lo que este otro SÍ tiene, SÍ hace, SÍ me da..."), generando conflictos emocionales insolubles y en últimas provocando la desaparición del amor anterior: el reemplazo de uno por el otro. Esto no puede deberse sino a un déficit en la capacidad y habilidad de Amar. En síntesis: para los monógamos el amor que se siente por un amante "disminuye" y/o "deteriora" el amor que se siente por otro; para los poliamorosos el amor que se siente y se vive con un amante "alimenta" y/o "aumenta" el amor que se siente por todos los amantes.

 Los celos propios de las personas partidarias de la monogamia -además de proceder del instinto más básico de perpetuación de nuestros genes- se justifican por el hecho de que efectivamente en las relaciones monógamas, si bien se mantienen relaciones simultáneas clandestinamente, es muy frecuente que al cabo de un tiempo una de las parejas sea abandonada y reemplazada por la otra, dada la prohibición moral de mantener ambas relaciones a la vez. Por su parte, los poliamorosos convencidos no temen ser abandonados por el hecho de que el ser amado ame a otras personas. Esto no quiere decir que en el poliamor no se presenten conflictos, enfriamiento del amor y rupturas, pero se asume que los motivos de la separación provienen de la propia relación y no de relaciones ajenas. Así, vemos cómo en la monogamia el mandato que pretende velar por el mantenimiento de la relación ("te prohíbo amar a otra persona"), muchas veces se convierte en el motivo de su ruptura. En contraposición, en el poliamor el respeto a la libertad ("puedes amar a todas aquellas personas que despierten en ti el sentimiento amoroso") genera felicidad y la felicidad se revierte en un mayor amor hacia la persona que consiente esa libertad. En la práctica, muchos poliamorosos han testimoniado cómo su ser amado (léase "uno de sus seres amados") se torna aún más amoroso con ellos después de haber compartido con otro(s) amante(s), dado que a través de todas sus experiencias se va enriqueciendo como amante y como persona.

wikipedia


4 comentarios:

  1. Vaya tema pecado ..intereseante
    Sobre todo en estos tiempos que estamos en plena era de reorganizacion y reconceprualización de la naturaleza humana(es lento pero va).
    En mi opinión una de las cosas que requieren un redefinicón urgente para seguir evitando confusiones naturales y tambien las prvocadas inetncionalmente, es el significado de la palabrita mágica AMOR.
    Amor romantico,amor sexual, amor fraternal, amor filial, amor comunal...todo esto encerrado en una sola palabra sin duda genera confucion.
    Como bien decis la organizacion cultural primitiva y el "látigo corrector" de las religiones(algunas promocionando la monogamia otra no..pero todas, por la epoca,favoreciendo el machismo)son las respondables de bajar linea sobre algo que, por naturaleza, no tiene por que ser necesariamente así..por mas que en algunos casos funcione.
    Ahora se está en pleno caos ya que gracias a la apertura mental de la evolucion cultural y el avance de la comunicación están saliendo a la luz lo que hace unos años pasaba pero estaba mucho más oculto.Da la sensacion que la generaciones actuales estuvieran "sufriendo" porque se dan cuenta que lo que nos habian enseñado esta todop al reves, y esto queda bien expuesto con el salto al centro de la escena de los psicologos que tratan de evitar el "sufrimiento" de las parejas mediante la terapi, los chicos que "sufren" por la separación de sus padres,las mujeres y hombres enamorados del amor que "sufren" por sus desengaños. Todo esto es parte de un proceso de cambio que se está produciendo lentamente y nos toca vivir. Yo creo que todo se va a ir acomodando pero depende de nosotros y de nuestra voluntad que tenga buen destino y eso, mas allá de cualquier imposición o moda, se va a conseguir encontrando el punto de equlibrio justo en la contovertida naturaleza humana.Resultando fundamental para conseguirlo encontrar tambien un sub equilibrio entre la naturaleza des la muejr y del hombre.

    Besos. muy buen post

    Juan carlos

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita palabra "poliamoroso", más que polígamo, por ejemplo. indica que la persona es capaz de diversificar y multiplicar su capacidad de amar. Mucho más evolucionado, desde luego. Yo me temo que no he llegado a ese punto, aunque en alguna ocasión si que he sentido que era buena idea, que me salía sentir y vivir cosas con dos personas en paralelo sin que la segunda historia restara intensidad a la primera. Pero muy complicado

    ResponderEliminar
  3. Juan Carlos sinceramente no sé donde esta el equilibrio.

    Hola June, supongo que para mi también es teoria me gustaria evolucionar, gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  4. Interesante lo que escribes. Sólo hay algo que quisiera comentar, los poliamorosos no nos sentimos superiores a los "monoamorosos" (algunos preferimos utilizar ese término, porque monógamo alude mas bien a la poligamia), no los vemos peyorativamente, de hecho la mayoría estamos conscientes de que hay muchas personas que tras reflexionar, han decidido estar con una sola persona y tienen relaciones hermosas.

    Sí cuestionamos a quienes asumen éstas relaciones como producto de la presión social, y más aún a quienes lo asumen y tienen una doble cara, cuando aparecen los engaños, pero no creemos que el poliamor sea la verdad absoluta en el amor, ni que el poliamor pueda ser ejercido por todas las personas.

    Saludos fraternos.

    ResponderEliminar

consignarón