24 mar. 2010

Canarias una huella bereber

El nombre Canarias, aparece por primera vez en un documento de Plinio el Viejo - científico, naturalista y militar romano- que cita el viaje del rey Juba II de Mauritania a las islas en el 40 a.C. y se refiere por primera vez como Islas Afortunadas.En este documento también aparece por primera vez el término Canaria (del latín canis, perro), utilizado para hacer referencia a la isla de Gran Canaria. De acuerdo con Plinio, este nombre le fue dado a la isla en memoria de dos grandes mastines que los enviados de Juba capturaron allí y llevaron posteriormente a Mauritania (antigua región del noroeste del Magreb, no confundir con la actual Mauritania), y que aparecen representados a ambos lados del actual escudo de Canarias. Esta historia, sin embargo, podría no ser exacta; entre otras cosas, porque se sabe que a la llegada de los castellanos(españoles) y otros navegantes europeos posteriores, las razas de perro nativas del archipiélago eran de pequeño tamaño.
Algunas teorías modernas relacionan el término Canarias con el etnónimo norteafricano Canarii grupo bereber que se ubicaba en la zona noroccidental africana. De hecho, el propio Plinio menciona en otro texto a los Canarii, si bien de nuevo vuelve a relacionar este término con los perros.
Aunque Canarias lleva más de cinco siglos viviendo a espaldas de su inmediato vecino
continente africano, no hay que olvidar que algunas de las comunidades aborígenes que
habitaban las islas a la llegada de los primeros europeos durante el siglo XIV descendían de
los pueblos del Atlas bereber. Pero la civilización europea, fundamentalmente la hispana, procuró borrar cualquier huella africana en un territorio canario, distante unos 1.400 kilómetros
del puerto más cercano del sur europeo, y a sólo 96 del desierto sahariano. Desde entonces se
cerraron los lazos con África que, por otro lado, habían sido los únicos que se podían tener si
atendemos a los pobres medios de comunicación de la época o a los inexistentes focos de
civilización avanzada del entorno africano inmediato; en cualquier caso, esta afirmación debe
quedar a resguardo de las necesarias investigaciones que deben realizarse en la bocana del
Sáhara, desde los puertos de Agadir a Dakar, pues de ellas se podrían extraer nuevas conclusiones sobre los primeros focos de poblamiento del Archipiélago; como alternativa al vecino continente se nos brindó la posibilidad de que se estrecharan lazos con el Nuevo Continente, Sudamerica a más de cuatro mil kilómetros de distancia. Con éste se ha hermanado a Canarias ininterrumpidamente, aunque sea por la vía de la emigración, fenómeno muy conocido en la historia económica canaria, pues no obstante constituía el recurso menos traumático para aliviar los excedentes demográficos.
Así como el canario que está fuera de sus islas transige cuando confunden su procedencia
geográfica con la de algunos ciudadanos sudamericanos, por ciertas similitudes con su habla
común, sin embargo, resiste su consideración de africano con grandes dosis de resignación.

Este post es respuesta al elreplicadordesuenos.blogspot.com

7 comentarios:

  1. Ahhh sos una divina!!! muy considerardo de tu parte este post..
    lo único que me preocupa es que me quedé pensando si cada vez que te llamo canarita en realida ¿¿ te estoy llamando perrita??
    vaya paradoja jejej

    te mando un beso

    ResponderEliminar
  2. perrita africana jejeje

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15:22

    estas haciendo apología africana? pues africana mora de m.... seras tu o sudaka tal vez, ya veo como los aguantas, se deben largar fuera de las islas sudakas y moros y negros, VIVA España y sus españoles

    ResponderEliminar
  4. En Las Canarias es donde me siento más a gusto. Guardo bonitos recuerdos de Tenerife, La Palma y Gran Canaria. Tengo ancestros africanos y soy sudamericana...será por este motivo que me gustan estas islas españolas.
    Te djeo un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  5. UFFFF!! anda suelto un fascista y no le ha dado miedo entar en mi blog jeje ... siguen siendo anonimos.
    La democracia obliga a respetar todas las opiniones… ¡pero no puede hacer nada para que todas la opiniones sean respetables!

    ResponderEliminar
  6. Precioso final de post. El problema de algunos es que ponen en evidencia sus pocas luces bajo la bandera del anonimato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. jajaj un anonimo muy limitado..soy sudaca y 2 gereaciones atras mis abuelos eran españoles..asi como mis abuelos tuvieron solo unas 750 generaciones atras (como los de cualquier persona en el planeta) abuelos africanos...La verdad es que me da un poco de miedo informarle que solo mil generaciones atras nuestros abuelos eran mas parecidos a un simio que a una persona de cualquier raza a ver si todavia le agarra un sourmenage a nuestro amigo...en fin, qué se la va a hacer.. lo que queda claro es que la ignorancia si que no tiene fronteras...

    te mando un beso canarita perrita africanita y yo te queiro iguial seas del color que seas ajjajaj

    ResponderEliminar

consignarón