12 ago. 2009

POEMA DE WISTLAWA SZYMBORSKA



El águila ratonera no suele reprocharse nada.
Carece de escrúpulos la pantera negra.
Las pirañas no dudan de la honradez de sus actos.
Y el crótalo a la autoaprobación constante se entrega.
El chacal autocrítico está aún por nacer.
La langosta, el caimán, la triquina y el tábano
viven satisfechos de ser como son.
En el tercer planeta del sol,
la conciencia limpia y tranquila
es un síntoma primordial de animalidad.

1 comentario:

  1. arturo22:33

    Eso es lo jodido de ser animal racional, que tienes conciencia.

    ResponderEliminar

consignarón